Haz algo por tus hijos

Otro modelo educativo abierto y libre es posible

Reflexión sobre los ciclos formativos y la educación

Esta es una pequeña reflexión que hice en el grupo "Inspira Secundaria"; un grupo de profesores de secundaria, padres i madres que creen que otra educación es posible.

Mi nombre es Toni Soler, profesor de ciclos formativos de informática.

Antes de nada quiero dejar claro que siempre he estado en contra de los exámenes. El error es necesario para llegar a la perfección. Tomas Edison dijo: “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”. Y el examen penaliza demasiado el error, pero es una herramienta más que tenemos para la evaluación. En mi caso, intento que todos los alumnos aprendan de los errores de todos, haciendo un repaso de los errores más comunes y de qué manera no hay que hacer una bombilla.

En los ciclos informáticos (FP: Formación Profesional) los exámenes tienen un peso inferior al 50% de la nota final del módulo; todavía muy alto para mi gusto. El mayor peso se lo llevan las prácticas que los alumnos realizan en clase, cada día, en forma de proyectos individuales o en grupo. Estos proyectos son evaluados y hacen media con la nota del examen. Si en el examen el alumno obtiene menos de un 4, debe recuperar este examen en Junio, en caso contrario, no.

Las clases magistrales, en los ciclos formativos de informática, hace años que han dejado de serlo. La razón es simple: el 70% de la informática de hoy quedará obsoleta en 5 años, y la informática que aprendí yo en la universidad ya no existe.

Por lo tanto, mis clases son un 10% magistrales mostrando las bases que nunca cambian, y el resto del tiempo (el 90% del tiempo) son proyectos prácticos, donde yo les ayudo en lo que puedo, pero es cada alumno quien debe tomar la iniciativa de resolver sus propios problemas investigando por internet; tal y como harán dentro de 5 años en la empresa.

Además de profesor, colaboro con la empresa privada como consultor de sistemas informáticos y programador, y eso me ayuda a tomar conciencia de lo que mis alumnos se encontrarán en el mercado laboral. Llevo 10 años formando a personas y he aprendido a detectar quién se terminará dedicando a la informática y quién no. Y esto lo digo con pena, porque siempre quiero equivocarme cuando veo a alguien que no tiene las aptitudes suficientes para ser un buen profesional de la profesión que ha elegido. ¿Y quién soy yo para decirle que no vale? Cuando tenía 10 años repetí quinto de primaria, me pusieron la etiqueta de fracaso escolar, y con los años terminé la ingeniería superior en informática con Excelente y saqué la mejor nota en las oposiciones del 2006. ¿Quién soy yo para decirle a alguien que no vale? Me encantaría equivocarme, pero mi pequeña estadística me dice que las notas se ajustan bastante al éxito profesional que este alumno tiene después. Yo hice el cambio de chip cuando tenía 11 años, pero es que mis alumnos ya son mayores de edad y muchos de ellos todavía no han hecho el cambio de chip. Pero la culpa no es de ellos, es del sistema educativo que han padecido durante la primaria y la secundaria.

Hasta P5 todo es perfecto porque normalmente tienen una tutora que los hace jugar entre ellos y respeta sus necesidades. Pero cuando empiezan primero de primaria, los encerramos en clases, les obligamos a estarse sentados, quietos y callados. ¡Que tienen 6 años, por dios! Es antinatural, pedirle a un niño de 6 años que se esté quieto. Luego les pedimos que escuchen algo que no han pedido, seguramente no les interesa, ni tampoco saben para qué sirve. Además de eso, les ponemos deberes en casa para que repitan lo mismo una y otra vez, y si se equivocan en alguna repetición, les penalizamos. ¡Esto mata la creatividad de cualquiera!

El niño cuando nace es curioso de nacimiento, lo pregunta todo; y cuando llega a la secundaria, ya está totalmente desmotivado. Algo hacemos mal en primaria, eso está claro!

Pero es que cuando llegan en la secundaria, la cosa empeora porque muchos de ellos ya han tomado consciencia del sistema y se rebelan: faltas de respeto, castigos más fuertes, etcétera.

Por supuesto, la motivación por aprender ya se perdió hace años.

Claro! Cuando me llegan a mí están desmotivados y perdidos. En muchos casos, no saben dónde están, qué quieren, qué harán dentro de 3 años, ni mucho menos como conseguirlo. No tienen ningún plan en la vida. Pero sobretodo desmotivados.

Y entonces me toca a mí intentar explicarles que no es culpa suya, que el sistema educativo no funciona, que les han machacado la capacidad de pensar de manera creativa, pero que eso se puede volver a aprender. Y que además, es imprescindible que lo aprendan porque el mercado laboral demanda gente creativa, profesionales que resuelvan problemas difíciles.

Muchos de ellos se lamentan de la crisis y me cuentan lo difícil que es encontrar un contrato laboral. Yo les digo que la seguridad laboral no se encuentra en ningún contrato laboral, se encuentra en su capacidad de resolver problemas. Si eres bueno en tu profesión, lo podrás demostrar siendo autónomo, porque problemas por resolver siempre habrán. Si demuestras, como autónomo, que eres bueno, serán las empresas que te vendrán a buscar.

Pero a fin de cuentas, fijaros lo absurdo de todo: Necesitamos emprendedores que hagan nuevas empresas a partir de buenas ideas, pero les matamos la creatividad y los penalizamos si no son obedientes en la escuela; necesitamos aumentar las exportaciones pero ponemos a profesores de inglés que lo hablan fatal y doblamos las películas al castellano. Luego llegan a ciclos formativos, y todos a correr porque les falta poco para ser productivos!! Entonces les ponemos un módulo de inglés y otro que se llame “Empresa e Iniciativa emprendedora” como si eso lo solucionara todo!, además exigimos a todos los demás profesores de ciclos formativos que hagan alguna de sus clases en inglés, sin preparación previa, ni nada. Sí, sí, como lo habéis leído, tienen los santos cojones de escribir un decreto que dice esto (artículo 4 del decreto 260/2013).

Es decir: Para ser profesor de informática sólo basta una licenciatura en técnicas estadísticas ò matemáticas ò física ò … estudios universitarios que poco tienen que ver con la informática (debo decir que muchos de estos profesores, luego con el tiempo se han convertido en excelentes informáticos, pero sus inicios fueron caóticos). Vuelvo donde estaba: En ninguno de estos estudios te exigen nada de inglés; pero luego cuando ya estás trabajando, sacan un decreto que te obliga a dar alguna clase en inglés. Yo tengo la suerte que me pagué de mi bolsillo 6 meses en Londres para aprender algo de inglés; aún así lo hablo mal, pero y los alumnos, ¿me entenderán? ¿no será contraproducente para ellos?

Pues así va la educación de nuestro país.

Visitas: 118

Etiquetas: ciclos, educación, formativos, inspira, secundaria

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Haz algo por tus hijos para añadir comentarios!

Participar en Haz algo por tus hijos

Sobre

© 2020   Creado por Josep A. Macía.   Tecnología de

Reportar un problema  |  Términos de servicio